Ebitda y EVA, qué son y cómo calcularlos

¿Qué es y como calculo el Ebitda?

EBITDA es un indicador financiero que mide el beneficio de una empresa antes de deducir los intereses, los impuestos, la depreciación y la amortización.

 Su nombre proviene de las siglas en inglés de Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation and Amortization.

El EBITDA se utiliza para evaluar la rentabilidad operativa de una empresa, es decir, su capacidad para generar ingresos con sus actividades principales, sin tener en cuenta los efectos financieros, fiscales o contables.

De esta forma, se puede comparar el desempeño de empresas de diferentes sectores o países que tienen distintas estructuras de financiación, tributación o amortización.

Para calcular el EBITDA se parte del beneficio neto de la empresa y se le suman los intereses, los impuestos, la depreciación y la amortización.

Estos conceptos se pueden encontrar en la cuenta de resultados o estado de pérdidas y ganancias de la empresa. La fórmula sería la siguiente:

EBITDA = Beneficio neto + Intereses + Impuestos + Depreciación + Amortización

También se puede obtener el EBITDA restando al ingreso neto de la empresa el costo de los bienes vendidos y los gastos operativos. Esta fórmula sería:

EBITDA = Ingreso neto – Costo de los bienes vendidos – Gastos operativos

El EBITDA es un indicador muy utilizado por los analistas financieros, los inversores y los bancos para valorar una empresa o un proyecto.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que no es un concepto homogéneo ni estandarizado, por lo que puede haber diferencias en su cálculo según los criterios que se apliquen.

Además, el EBITDA no refleja el flujo de caja real de la empresa ni su capacidad para hacer frente a sus obligaciones financieras a corto plazo.

Por eso, es conveniente complementar el análisis del EBITDA con otros indicadores financieros que ofrezcan una visión más completa de la situación económica y financiera de la empresa.

¿Qué es y como calculo el EVA?

El EVA (Economic Value Added) es una medida de la rentabilidad de una empresa que se basa en el concepto de valor económico.

El valor económico es la diferencia entre el valor de mercado de la empresa y el costo de los recursos que utiliza para generar ese valor.

El EVA representa el beneficio neto que la empresa genera después de deducir el costo de capital.

El EVA se calcula de la siguiente manera:

EVA = NOPAT – WACC x Capital invertido

Donde:

NOPAT (Net Operating Profit After Taxes) es el beneficio operativo neto después de impuestos, que se obtiene restando los impuestos al beneficio operativo bruto.

WACC (Weighted Average Cost of Capital) es el costo promedio ponderado del capital, que se obtiene multiplicando el costo de cada fuente de financiamiento (deuda y capital propio) por su peso relativo en la estructura financiera de la empresa.

– Capital invertido es el valor contable del capital empleado por la empresa, que se obtiene sumando la deuda neta y el patrimonio neto.

El EVA es una herramienta útil para evaluar el desempeño de una empresa, ya que refleja su capacidad para crear valor para sus accionistas.

Un EVA positivo indica que la empresa genera un rendimiento superior al costo de capital, mientras que un EVA negativo indica lo contrario.

El EVA también se puede comparar con otras medidas de rentabilidad, como el ROE (Return On Equity) o el ROIC (Return On Invested Capital), para analizar la eficiencia y la productividad de la empresa.

El EVA tiene algunas ventajas y desventajas como medida de rentabilidad.

Entre las ventajas se encuentran:

– Es una medida absoluta y no relativa, lo que permite comparar empresas de diferentes tamaños e industrias.

– Es una medida ajustada al riesgo, ya que incorpora el costo de capital como referencia.

– Es una medida consistente con el objetivo de maximizar el valor de la empresa, ya que incentiva a los gestores a realizar inversiones rentables y a reducir los costes innecesarios.

Entre las desventajas se encuentran:

– Es una medida basada en datos contables, que pueden estar sujetos a manipulación o distorsión.

– Es una medida que depende de las estimaciones del costo de capital y del capital invertido, que pueden variar según los criterios utilizados.

– Es una medida que puede ser negativa en empresas en crecimiento o en etapas iniciales, lo que puede desmotivar a los gestores o a los inversores.

En conclusión, el EVA es una medida de rentabilidad que permite evaluar el valor económico que genera una empresa.

Sin embargo, no debe ser la única herramienta utilizada para medir el desempeño empresarial, sino que debe complementarse con otras medidas financieras y no financieras.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
(Visited 584 times, 4 visits today)

Deja un comentario