Cómo funciona la Formación Bonificada

Actualizado: 2 noviembre, 2019

formación bonificada

Visión general de la formación bonificada

La formación bonificada permite a las empresas acceder a los denominados cursos bonificados, que permite que las empresas formen a sus trabajadores a costes muy por debajo, incluso a coste cero.

Las modalidades de los cursos bonificados son tres.

Pueden ser acciones formativas de carácter presencial.

Acciones en modalidad online, lo que FUNDAE, entidad encargada de la supervisión de estas acciones formativas,  denomina cursos teleformación de la Tripartita .

Existe también la posibilidad de combinar ambas acciones formativas, es decir un curso presencial con un complemento en modalidad online.

También se pueden combinar acciones de teleformación con pequeñas jornadas presenciales.

Funcionamiento

La formación bonificada requiere de empresas especializadas encargadas de la gestión administrativa de estos cursos, las empresas lo pueden realizar directamente, pero es recomendable delegar en especialista este tipo de trámites.

En definitiva, la formación bonificada permite acceder a las empresas  a formación casi subvencionada, si bien en internet existe la posibilidad de encontrar cursos gratuitos online de calidad.

Las instituciones encargadas de impartir los cursos se encargan de la gestión mediante la cual la empresa se ve beneficiada.

Generalmente, se realiza una consulta informativa sobre la cantidad de crédito disponible para impartir cursos a los trabajadores.

Posteriormente, se realiza la comunicación necesaria con FUNDAE y entrega de la documentación requerida.

Culminada la bonificación, se entrega a la empresa beneficiada el informe correspondiente.

Durante el siguiente mes, es posible bonificar el coste de los cursos impartidos mediante las cotizaciones a la Seguridad Social.

Para obtener los beneficios de la institución responsable de realizar los cursos, la empresa tiene la responsabilidad de abonar la totalidad de las formaciones correspondientes.

Por otro lado, los trabajadores no tienen que abonar importe alguno.

Una vez concluidas las formaciones y realizados los procesos necesarios con FUNDAE, es posible aplicar las bonificaciones a las cuotas de la Seguridad Social.

El sistema de formación establece que la empresa debe contribuir con una pequeña contribución de forma privada. Puedes ser horas de los propios trabajadores que se realiza esta formación en su horario de trabajo.

Esta se vincula con el número que compone la plantilla de la compañía. Esto quiere decir que no es posible bonificarse la totalidad del gasto por lo que se debe cofinanciar la formación de la siguiente forma:

• Entre 1 y 5 trabajadores quedan exentos de cumplimiento
• De 6 a 9 trabajadores tienen un 5% de cofinanciación
• De 10 a 49 trabajadores tienen un 10% de cofinanciación
• De 50 a 249 trabajadores tienen un 20% de cofinanciación
• Más de 250 trabajadores tienen un 40% de cofinanciación

¿Qué obligaciones tiene la empresa?

Cada uno de los gastos relacionados a la impartición de formaciones, así como las bonificaciones, deben reflejarse como cuentas separadas o epígrafes específicos en relación a la contabilidad, denominados como “formación profesional para el empleo”.

También es necesario guardar cada uno de los soportes que justifiquen los servicios prestados, tales como facturas, nominas, contabilidad, extractos bancarios, entre otros.

El importe facturado puede ser bonificado un mes después que finalicen los cursos.

Se toman como plazo los boletines cotizados del mes anterior del año en curso.

Requisitos

¿Cuáles son los requisitos?

Es necesario tener presente la posibilidad de realizar inspecciones durante o después de la impartición de cursos formativos.

Para realizar la bonificación, es necesario el cumplimiento de los siguientes requisitos:

  • Los trabajadores deben asistir como mínimo al 80% de las clases presenciales y al 75% de las instrucciones online.
  • El incumplimiento de esta norma no es responsabilidad de la organización que dicta las formaciones
  • El pago de la factura debe estar debidamente justificado y la documentación no puede exceder un límite de 4 años.

Además las empresas deben estar al corriente de pago con la Agencia Tributaria y la Tesorería General de la Seguridad Social.

En relación con lo anterior una de las temáticas más solicitadas es la formación relacionada con cursos de tributación y fiscalidad.

Saludos cordiales

Luis Manuel Sánchez

Deja un comentario