Analiza los estados contables de tu empresa: análisis patrimonial (I)

análisis patrimonial

Interpretación de las Cuentas Anuales

Hasta este momento en anteriores entradas del blog hemos estudiado los elementos que componen el patrimonio de la empresa y hemos aprendido el lenguaje de la contabilidad, que nos sirve para ordenar el patrimonio y gestionar la empresa.

Ahora comenzaremos a analizar otra vertiente de la realidad económica de la empresa: el estudio e interpretación de la información que suministra, fundamentalmente el balance y la cuenta de pérdidas y ganancias, y otros estados contables, para comprender la situación económico-financiera de la empresa y su evolución en el tiempo.

De esta forma podremos mejorar la gestión empresarial y tomar las decisiones más adecuadas para el futuro de la empresa y la consecución de sus objetivos fundamentales: obtener la máxima rentabilidad de sus inversiones y presentar una situación solvente que permita afrontar con seguridad sus deudas y obligaciones.

Para controlar y verificar el logro de estos objetivos y finalidades es necesario el análisis de los estados contables.

Sabemos que el proceso contable está formado por un conjunto de tareas y procedimientos, que son los siguientes:

Registro de la información contable generada por su actividad (a cargo del personal contable)

  • Verificación de la información (a cargo de los servicios de auditoría)
  • Análisis e interpretación de la información contable (a cargo del personal financiero).

Es en esta última etapa donde nos vamos a centrar, permitiéndonos conocer la situación económico-financiera de la empresa. 

El análisis de estados contables puede ser de tres tipos:

  • Análisis patrimonial
  • Análisis económico
  • Análisis financiero

Análisis patrimonial: Estructura y Equilibrio patrimonial

El análisis patrimonial tiene como objetivo conocer cuál es la estructura del patrimonio de la empresa. 

El estado contable que nos informa acerca del patrimonio es el Balance de Situación, por lo que el análisis patrimonial parte del estudio de balance en sus dos partes: activo (estructura económica) y del patrimonio neto + pasivo (estructura financiera).

analisis patrimonial 2

También analiza, por una parte, las correlaciones existentes entre el activo y el patrimonio neto y pasivo y, por otra parte, las situaciones de equilibrio patrimonial y financiero.

Pero para llevar a cabo este análisis hay que leer atentamente el balance de la empresa, ordenado y simplificado convenientemente.

De esta forma, antes que nada, se propone ordenar y unir las masas patrimoniales con un criterio funcional, para facilitar el análisis.

Esta agrupación consiste en separar el activo no corriente del corriente y el patrimonio neto y pasivo no corriente, del pasivo corriente.

Una vez efectuado, fundamentalmente se trata de verificar si la ecuación del equilibrio patrimonial (activo = patrimonio neto y pasivo) se complementa con otras condiciones necesarias:

  • Equilibrio de la estructura económica. Consiste en comprobar que existe una proporción óptima entre las inversiones en activo no corriente y corriente.
  • Equilibrio de la estructura financiera. Se trata de comprobar que existe un equilibrio en las fuentes de financiación (no corrientes y corrientes).
  • Correlaciones patrimoniales. Permiten que los recursos financieros sean consecuentes con las inversiones realizadas. Hacen posible el correcto funcionamiento de la actividad de la empresa.

De esta manera, se puede asegurar que el equilibrio patrimonial se consigue cuando hay una perfecta correlación entre la estructura económica y la estructura financiera del balance de la empresa: las fuentes de financiación permiten, mediante una cuidada selección de los recursos financieros, que las inversiones realizadas garanticen un desarrollo estable y sostenido de la actividad de la empresa.

Así, se podría encontrar una situación patrimonial ideal, aquella que disponga de las fuentes de financiación mínimas para garantizar que la empresa pueda funcionar de forma eficiente y estable.

Las proporciones óptimas que determinan los equilibrios citados no son únicas, sino que pueden ser diferentes para cada tipo de empresa o de sector económico.

Por ejemplo, la estructura y las necesidades de una empresa industrial difieren mucho de las de una empresa comercial; la primera presenta un inmovilizado material (maquinaria, instalaciones o naves industriales) mucho más importante que la segunda, que básicamente tiene almacenes para sus mercaderías.

El estudio del patrimonio de una empresa se puede hacer desde un punto de vista estático, en un momento concreto, sin comparaciones; y dinámico, mediante la comparación con otros períodos y ver la evolución.

Para su realización podemos utilizar la metodología de los porcentajes, viendo la importancia que tiene cada masa patrimonial sobre el total, y la metodología de los ratios,  comparando dos masas patrimoniales relacionadas a través de un cociente.

En la próxima entrada estudiaremos uno de los conceptos importantes dentro del análisis patrimonial de una empresa: el fondo de maniobra.

Saludos cordiales

Luis Manuel Sánchez

Deja un comentario