Rentabilidad: cálculo del umbral con caso práctico

rentabilidad

CALCULO DEL PUNTO MUERTO O UMBRAL DE RENTABILIDAD

El punto muerto o umbral de rentabilidad, es el nivel de producción en el que se cumple que los ingresos totales igualan a los costes totales, es decir, que la empresa tiene beneficio cero.

Suponiendo una función lineal de costes variables, para niveles de producción inferiores al mismo la empresa incurre en pérdidas, y para niveles de producción superiores al mismo la empresa obtiene beneficios.

La fórmula del punto muerto la podemos expresar de la siguiente forma:

EJEMPLO

Vamos a calcularlo para una empresa que fabrica un producto con unos costes fijos de 150.000 € y unos costes variables de 500 € por unidad y que vende dicho producto a 750 € unidad.

Una vez calculada la cantidad de producción a partir de la cual la empresa empezaría a obtener beneficios podemos calcular, por ejemplo, ¿qué resultado se obtendría la empresa si produjera y vendiera 300 unidades solamente?

Representaremos gráficamente la situación obtenida.

En nuestro caso tenemos:

COSTES FIJOS = 150.000 euros

PRECIO DE VENTA UNITARIO = 750 euros/unidad

COSTES VARIABLES UNITARIOS = 500 euros/unidad.

Aplicando la fórmula anterior tenemos,

Es decir, con esta estructura de costes la empresa empezaría a obtener beneficios a partir de una producción de 600 unidades.

Gráficamente tendríamos:

Si la empresa produjera y vendiera 300 unidades su beneficio sería:

BENEFICIO = INGRESOS TOTALES – COSTES TOTALES = (300 X 750) – 150000 –(300 X 500) = – 75000 euros

La empresa en este caso sufriría unas pérdidas de 75.000 euros ya que está produciendo por debajo del punto muerto en el que no obtendría ni beneficios ni pérdidas.

EJERCICIO CÁLCULO PUNTO MUERTO RESUELTO

El punto muerto es el nivel de producción y ventas para el cual el beneficio vale cero. Hasta este nivel, la empresa sufre pérdidas y, a partir de él, comienza a generar beneficios.

Generalmente, el beneficio a que hace referencia el punto muerto, es el beneficio económico (BE), es decir, el beneficio generado por los activos, antes de deducir los intereses de las deudas y el impuesto de sociedades.

Existe una fórmula que nos permite calcular directamente la cifra de ventas que debe realizar una empresa para no perder ni ganar, es decir, para calcular el punto muerto o umbral de rentabilidad tenemos:

Para ello desarrollaremos un caso práctico con los datos que nos facilita una determinada empresa a 31 de diciembre de 2105, extraídos de su contabilidad financiera:

UMBRAL1

 UMBRAL2

Con estos datos podemos afirmar que las compras netas y costes variables totales sobre las ventas netas del ejercicio, representan un 72, 35 %.

Este cálculo se obtiene de la relación entre 76.974.997 de compras netas más costes variables, sobre las ventas del ejercicio que han sido un total de 106.379.841.

UMBRAL

UMBRAL3

Vendiendo esta cantidad de 82.932.224 como mínimo, la empresa no obtendría beneficios ni sufriría pérdidas.

Podemos comprobarlo en la siguiente tabla:

UMBRAL4

COMENTARIOS

RESPECTO A LOS COSTES FIJOS

Los costes fijos son aquellos que se comparten con independencia del nivel de actividad que tenga la empresa, es decir, aunque la empresa no venda nada. Estos costes se producirán igualmente en mayor o menor cuantía en el ejercicio.

Estos costes vienen dados por el grado de capacidad productiva, comercial y administrativa que tiene instalada la empresa y no por el grado de utilización de esta capacidad.

Algunos ejemplos de los costes fijos son: El arrendamiento del local donde la empresa desarrolla su actividad, los sueldos fijos del personal administrativo y de dirección, la seguridad social de este grupo, primas de seguros, tributos, suministros de electricidad.

Se trata de todos aquellos gastos necesarios para la comercialización e introducción del producto en el mercado (exceptuando comisiones de ventas, publicidad) ya que éstos tendrían la consideración de costes variables.

Debemos observar que los costes fijos no tienen que ver con el mayor o menor nivel de actividad de la empresa, éstos se producirán sin que se obtenga mayor o menor cifra de negocio y están orientados para la obtención del nivel máximo de ventas que puedan conseguirse.

RESPECTO A LOS COSTES VARIABLES

Los costes variables se comportan de modo diferente al que lo hacen los costes fijos. Son aquellos costes que experimentan variaciones en uno u otro sentido en función de la variación que se pueda producir en el nivel de actividad (ventas).

Los costes variables en principio podrían ser proporcionales, es decir, aquellos costes que la variación porcentual de los mismos fuese igual a la variación porcentual del nivel de actividad (ventas).

Para su análisis y cálculo de las variaciones que se producen en el comportamiento de los costes variables se emplea el ratio que se conoce como “elasticidad del coste”.

Este ratio nos indica el tanto por ciento de variación que experimenta el coste, en relación a la variación que se pueda producir en el nivel de actividad (ventas).

Este ratio se calcula a través de la siguiente fórmula:

UMBRAL5

De esta forma, para una actividad (ventas) nula o cero, los costes variables también serían nulos.

Siguiendo con nuestro caso práctico, vamos a calcular el precio de venta de nuestro producto.

Teníamos los siguientes datos de la contabilidad de 2015:

UMBRAL6
Con estos DATOS ¿cómo calcularíamos el precio de venta de un determinado producto de nuestra empresa:

CÁLCULO DEL PRECIO DE VENTA DE UN DETERMINADO PRODUCTO

UMBRAL7

Podemos comprobarlo en la siguiente tabla:

UMBRAL8

CONCLUSIONES

Al principio de cada ejercicio, se practicará un presupuesto anual estableciendo el volumen de ventas que razonadamente se estime alcanzable, el total de las compras necesarias para conseguir estas ventas y los costes fijos y variables que ello originaria, y beneficio estimado, tomando como punto de partida los datos de nuestra contabilidad financiera de estos mismos conceptos a fin del año anterior.

Una vez establecido este presupuesto, se puede determinar el volumen que se pretende alcanzar en el nivel de ventas y para tal fin los niveles de compras, gastos y beneficio para el siguiente ejercicio por unidades de producto según el sistema de producción de nuestra empresa.

A tal efecto redactaremos un presupuesto paralelo mensual reflejando los datos reales que se vayan produciendo según los datos que extraeremos de nuestra contabilidad financiera y que se irán produciendo en cada uno de los conceptos presupuestados (ventas, compras, gastos).

A fin de poder corregir las desviaciones positivas o negativas que se produzcan en cada uno de estos conceptos presupuestados, atendiendo a lo establecido en el presupuesto inicial con la finalidad de conseguir los resultados propuestos en dicho presupuesto para el presente ejercicio.

La práctica nos demostrará que la actividad producción-ventas durante el ejercicio, no se comportará idénticamente con lo presupuestado inicialmente, lo que nos obligará a corregir las desviaciones que surjan.

Ésto motivará que el resultado final del ejercicio no coincidirá con lo presupuestado inicialmente (diferencias positivas o negativas: por el aumento o disminución de los gastos de materias prima, mano de obra, disminución o incremento en el volumen de ventas, etc.).

Todo ello obligaría a la empresa durante el transcurso del ejercicio a adoptar medidas correctoras adecuadas en cada circunstancia estableciendo estrategias dirigidas a la consecución de los fines propuestos, especialmente si las desviaciones que se produjesen fueran de signo negativo.

Puedes consultar los siguientes enlaces de este blog para calcular el punto muerto o umbral de rentabilidad ayudándonos de una hoja de cálculo Excel.

Hoja de calculo 1

Hoja de cálculo 2

Saludos cordiales
Luis Manuel Sánchez Maestre

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: