Existencias: su valoración

existencias1

Siguiendo con la serie de artículos relacionados con Excel y la contabilidad financiera que he ido introduciendo en mis entradas anteriores hoy vamos a abordar el tema de la valoración de existencias.

Al finalizar el ciclo económico-contable de un ejercicio económico hemos de comprobar que todas las existencias registradas en nuestro sistema de información coinciden con el recuento físico de las que tenemos en nuestra empresa, sin olvidarnos de contemplar las que hayamos cedido en depósito, si es el caso.

Tendremos que dar de baja aquellas que se hayan estropeado, hayan quedado obsoletas o hayan caducado (en caso de tratarse de productos perecederos) y ya no sean válidas para su venta. Una vez realizada esta criba, las existencias siempre se valorarán por su coste, bien de compra o adquisición, si se trata de mercaderías o materias primas, o bien por su coste de producción si se trata de existencias elaboradas por la empresa.

Valoración a precio de coste o adquisición

El proceso de valoración de existencias al precio de adquisición se aplicará a:

  • Existencias comerciales o mercaderías: en el caso de que nuestra empresa realice una actividad comercial.
  • Materias primas: en el caso de una actividad industrial.
  • Otros aprovisionamientos: en el caso de ambas actividades.

El precio de adquisición que aplicaremos será el compuesto por el precio neto de compra, es decir, rebajando al precio aplicado en factura todos los descuentos concedidos nuestro proveedor el proveedor y se le sumarán todos los gastos soportados, hasta la colocación de la mercancía en el interior de nuestro almacén.

 También podremos añadir el IVA soportado al precio de adquisición, cuando la actividad que realice la empresa no esté sujeta a IVA y no pueda recuperarlo en sus declaraciones a Hacienda.

Valoración al coste de producción

Cuando la empresa es industrial (fabrica productos), compra las materias primas y  transforma los productos; el valor de los productos en curso y terminados se calculará sumando el valor de las materias primas y otros aprovisionamientos incorporados al producto, con los costes directa e indirectamente imputables al mismo. Estos costes, los directos e indirectos, serán obtenidos de la contabilidad de costes, que estará adaptada a las peculiaridades de cada actividad y de cada empresa.

Métodos de valoración

Teniendo en cuenta que, a lo largo del ciclo económico anual, las empresas registran multitud de entradas y salidas de sus mercancías, necesitan una normativa para regular el método de valoración de esos movimientos, para que la valoración de las existencias finales, que extraemos de nuestros sistemas informáticos sea la adecuada. Según el nuevo Plan General Contable 2007, los métodos que podemos aplicar para la valoración quedan reducidos a estos dos:

PMP: precio medio ponderado.

FIFO (First in First out), PEPS (primera entrada primera salida): las salidas se valorarán al precio de las primeras entradas.

El PMP (precio medio ponderado) es el método que recomienda utilizar el Plan General Contable español y es el que utilizan la mayoría de las empresas. El primero, PMP, es el más utilizado actualmente, recomendado por el PGC para aquellos artículos con precio o coste no identificable para cada unidad, aunque admite el método FIFO, cuando la empresa lo considere más adecuado a las características de su forma de funcionar.

Cabe recordar que uno de los métodos, LIFO, que permitía el antiguo plan contable ha desaparecido y ya no es admitido por el plan. El método L.I.F.O. es el que daba una valoración de existencias inferior en épocas de subida de precios (inflacionistas).

El criterio de valoración a aplicar debe de ser constante en el tiempo (cumpliendo el principio de uniformidad del plan), para evitar desviaciones que desvirtúen los resultados, ya que en su cálculo intervienen las existencia iniciales y finales del ejercicio y las iniciales de uno son las finales del anterior.

Es necesario realizar la valoración de las existencias con la máxima exactitud, especialmente en el caso de las empresas con actividad industrial, porque dentro de las diversas partidas que intervienen en la cuenta de pérdidas y ganancias, esta es la que requiere el cálculo más complejo, por encontrarse relacionado con todos los conceptos de gasto de la empresa.

Los programas informáticos de gestión comercial suponen un gran apoyo para el registro de los movimientos los movimientos y la valoración de las existencias y permiten emplear cualquiera de los métodos de valoración admitidos por la legislación vigente, informándonos de su valor permanente.

Por otra parte, pueden añadir de forma automática en los balances y distintos informes periódicos de gestión de la empresa.

En mi próxima entrada al blog comentaré el funcionamiento de los dos métodos de valoración de existencias permitidos por el Plan General Contable 2007 y como ayuda a la comprensión del funcionamiento estos métodos (Precio medio ponderado y F.I.F.O) podréis descargar una hoja de cálculo Excel que nos permitirá calcular el valor de las existencias finales según las compras y ventas (entradas y salidas) realizadas por la empresa en un determinado período.

Espero que os haya gustado. Si consideras útil esta entrada puedes divulgarla entre tus amigos y redes sociales pulsando en el correspondiente botón de la red social en cuestión que aparece en la barra flotante de cada entrada.

Si quieres recibir un aviso de las publicaciones de las próximas entradas puedes suscribirte gratuitamente al blog en el apartado que a tal efecto está situado en el lateral izquierdo de este blog.

Saludos cordiales

Hasta mi próxima entrada

Luis Manuel Sánchez

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 12 marzo, 2014

    […] La valoración de existencias. Infórmate aquí. […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: