Fuentes de financiación: el Factoring

factoring

Dentro de las fuentes de financiación y gestión de cobro de la empresa encontramos el Factoring. Podemos definirlo como un instrumento financiero que nace, en sus orígenes,  en respuesta  a las necesidades de los exportadores de gestionar los cobros y posteriores recobros que generan sus exportaciones. Aparecen unos comisionistas encargados de hacer efectivos los cobros de las ventas que realiza la empresa en el exterior.

Normalmente estos comisionistas son entidades financieras y plantean a sus clientes la cesión de sus derechos de cobro, a cambio de una comisión, de modo que a partir de ese momento es la entidad financiera la que se encarga de todos los trámites necesarios para la realización del cobro.

El factoring se ha ido desarrollando y, lo que nació como un apoyo a los exportadores para el cobro de sus ventas se ha extendido a todos los ámbitos de la empresa y hoy día se puede contratar una operación de factoring para cualquier venta que realice la empresa.

Podemos definir el Factoring como un contrato de carácter mercantil por el que la empresa vendedora, que llamaremos cedente, cede a una entidad financiera, que llamamos factor, los derechos de cobro que tiene sobre sus clientes, a cambio de una comisión. Además de los servicios de cobro en sí, una operación de factoring conlleva la contratación de un conjunto de servicios que permiten cubrir el riesgo de futuras insolvencias de los clientes de la empresa y que permiten a la empresa tener financiación para atender necesidades de liquidez puntuales.

FACTORING

ELEMENTOS DE UNA OPERACIÓN DE FACTORING

En una operación de factoring intervienen tres elementos fundamentales:

La empresa cedente:

Es la empresa que pide la cesión del derecho de cobro de sus ventas a una entidad financiera, llamada factor, normalmente a corto plazo.

La empresa factor:

Es la entidad financiera que anticipa el dinero a la empresa cedente, gestiona el cobro de la deuda y realiza el resto de servicios que conlleva un factoring.

Las empresas deudoras de la empresa:

Son los obligados a pagar las facturas de la empresa, cedidas al factor. Es decir sus clientes.

factoring2

¿Qué otros servicios conlleva una operación de factoring?

La entidad financiera se hace cargo de la deuda en caso de que el cliente de la empresa resulte insolvente.

La entidad financiera facilita periódicamente una relación de facturas pendientes de cobro a clientes, con información estadística como servicio agregado.

Se fija un límite máximo de crédito, equivalente a las facturas pendientes de cobro (clasificación de los créditos).

Contabilidad y control de las facturas que deben los clientes de forma que descrgue de trabajo al departamento de administración de la empresa cedente.

Gestionar el cobro de los documentos, cursando los documentos de cobro y reclamar las reposiciones.

Ponerse en contacto con el deudor en caso de impago e investigar las causas de este impago y referir esta información al cedente.

Financiar las ventas de la empresa cedente mediante la anticipación de un porcentaje establecido de antemano del importe de las facturas y documentos remesados.

FUNCIONAMIENTO

Una vez tomada la decisión de acudir a una entidad financiera y solicitar una operación de factoring para que le gestione sus cobros, los pasos a seguir son los siguientes:

  1. La empresa presenta una cartera de clientes a la entidad financiera (factor). La entidad financiera analiza la distribución geográfica de la cartera, el volumen medio de ventas de cada cliente, las formas y plazos de cobro determinados y la mayor o menor solvencia de cada cliente.
  2. Una vez hecho este análisis, el factor ofrecerá a la empresa una propuesta con los clientes sobre los que está en disposición de aceptar las cesiones de cobro, así como, los volúmenes máximo y mínimo de la cesión y el coste financieros de los servicios que va a prestar.
  3. Una vez aceptada la propuesta de la entidad financiera por la empresa, ésta se pondrá en comunicación con cada cliente para referirles que a partir de una determinada fecha los pagos deberá efectuarlos a la entidad de factoring (factor). Esta entidad es la que les presentará las facturas al cobro en el tiempo y la forma establecidos entre el cedente y sus clientes.
  4. Se adaptarán los programas informáticos de la empresa cedente para que la relación cedente-factor sea lo más ágil posible y permita una comunicación efectiva de las facturas cedidas.

ESQUEMA TIPICO DE FACTORING

Formas que puede adoptar una operación de factoring

Las formas que puede adoptar una operación de factoring vienen dadas en función de las carácterísticas del servicio prestado por la entidad financiera, y también del tipo de deudor que ceda la empresa a la entidad financiera.

En función de los servicios a la empresa:

a)    Factoring sin recurso

En este caso la entidad financiera corre a cargo del riesgo de insolvencia de los clientes. Se produce, por tanto, una cesión en toda regla del crédito comercial originado por la venta. Por tanto se trata de un servicio que está creado para empresas que quieren asegurarse el cobro de sus ventas, además de financiarse y disfrutar de los demás servicios que ofrece una operación de factoring.

b)    Factoring con recurso

Es una modalidad destinada a Pymes que necesitan financiación porque venden a grandes empresas que pagan por reposición, o venden a las Administraciones Públicas y tardan mucho en disponer de un documento que puedan negociar. En este caso se produce la cesión de las ventas a un mismo deudor a favor de la entidad financiera. Se trata de un a cesión global.

En función del tipo de deudor que presente la empresa:

Factoring sector privado español: cuando las facturas y cobros cedidos por la empresa al factor son de ámbito nacional. Puede ser con o sin recurso.

Factoring sector privado internacional: cuando las facturas y cobros cedidos gestionados por el factor son derivados de operacione de comercio exterior. En esta ocasión normalmente sería necesaria la existencia en la operación de un segundo factor, que estaría situado en el país del importador. Estas operaciones siempre se realizan en la modalidad sin recurso.

FACTORING LYCO

Factoring sector público: se produce cuando el deudor de la empresa es una entidad pública, central, autonómica o local. Puede ser con o sin recurso y se suele hacer factura a factura o certificación a certificación.

 ¿Qué costes supone para la empresa cedente una operación de factoring?

 Los costes vendrán en función de los servicios que se contraten con la entidad financiera y variarán en función de que se ciñan solamente a la gestión de cobro de las facturas o además pueden incluir costes financieros de anticipo de efectivo de los créditos cedidos.

En cuanto al servicio de gestión de cobro la tarifa suele fluctuar entre un 0,5 % y un 1 % del nominal de los créditos cedidos, aproximándose a uno u otro extremo en función de alguna de estas variables:

  • Volumen cedido al año por el cedente.
  • Si el contrato es sin recurso o con recurso.
  • El número y la distribución geográfica de los clientes.
  • El plazo medio de cobro de los créditos.
  • El país del cliente
  • Sector económico al que pertenece el cliente
  • Etc.

En cuanto al coste financiero que supone la financiación mediante el anticipo del cobro al cedente vendrán en función, al igual que el coste financiero de una remesa de efectos, en función de los tipos de interés de mercado vigentes en el momento de la operación.

VENTAJAS E INCONVENIENTES DE UNA OPERACIÓN DE FACTORING

VENTAJAS

  1. Ahorro de costes de análisis, gestión, control y seguimiento de los cobros y riesgos para la empresa cedente de forma que pueda dedicar esos esfuerzos a otras facetas de la producción y ventas. Se reducen los costes administrativos y de contabilización.
  2. Permite eliminar el exceso de financiación que se produce cuando optamos por la financiación con descuento comercial. La financiación de nuestro activo corriente se acopla al ritmo que lleven las ventas de la empresa.
  3. Permite introducirse en nuevos mercados y experimentar con nuevos clientes.
  4. Eleva el nivel de los ratios financieros sobre todo al reducir las cuentas a cobrar en un factoring sin recurso y por tanto mejora el ratio de solvencia y la rentabilidad económica de la empresa de esta forma aumengtamos la eficiencia financiera y económica de la empresa.
  5. No gasta crédito bancario al no verse reflejado en el Cirbe (central de riesgos del Banco de españa).

 DESVENTAJAS

  1. Desequilibrio de los costes (más caros) que otras fuentes de financiación.
  2. Excesiva dependencia de la entidad financiera (factor) una vez se han acostumbrado nuestros clientes a la forma de operar.
  3. La propia intervención de una tercera entidad en las relaciones con los clientes que influirá en la forma de resolver los conflictos en el control de los cobros y los impagados que se produzcan.
  4. Probabilidad de que ciertos clientes sean rechazados por la entidad financiera y se estipulen límites en las operaciones.
  5. El propio coste financiero del factoring que debería ser más bajo al coste interno que supondría para la empresa la gestión de los cobros y que en la realidad no ocurre de esa forma.

Espero que con este artículo hayan quedado claras las funciones y finalidades de una operación de factoring concebida como posibilidad de ser fuente de financiación para la empresa, así como proveedor de diversos servicios para la empresa que tratarían de paliar las deficiencias que tienen las empresas en sistemas de cobro racionales. En un próximo artículo expondré un ejemplo de cómo contabilizar una operación de factoring.

Saludos

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 3 marzo, 2014

    […] Fuentes de financiación: el Factoring. Infórmate aquí. […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: